¿Eres un buen comunicador? Emprendimiento y desarrollo profesional

En todas las facetas, ser un buen o mal comunicador, va a marcar la diferencia; puede ser en una exposición en la Universidad, en una entrevista, en el trabajo o en una relación interpersonal. Comunicar tus ideas de forma clara y asertiva, marcará la diferencia en cuanto a cumplir o no el objetivo del mensaje.

¿Qué diferencia a un buen de un mal comunicador?

“Ser sencillo es ser grande”

Ralph Waldo Emerson 

Además de ser sencillo en nuestro comunicar, y no expresarnos con palabras demasiado rebuscadas o tecnicismos muy acotados, John Beckley, en su libro “El poder de las relaciones: lo que distingue a las personas altamente efectivas”, señala 4 categorías, de las cuales, una al menos debiese estar presente en todo discurso. Tales categorías corresponden a:

  • Humor: algo que haga reír a las personas.
  • Sentimiento: algo que logre cautivar las emociones de las personas.
  • Esperanza: algo que los inspire.
  • Ayuda: algo tangible que dé solución a alguna problemática.

 

Otro punto crucial en el camino de ser o no un buen comunicador, es “hablarle a las personas en su idioma y no hacerlo por encima de sus posibilidades”. Este ejemplo, va más allá de los distintos idiomas que hoy en día se encuentran en una misma región. Grafiquemos esto con el siguiente ejemplo citado por John Beckley:

Captura de pantalla 2017-05-03 a la(s) 11.48.57

Más de alguna vez quizás te has sentido exactamente como este niño, como por ejemplo, escuchando a algún charlista, sobre un tema específico, en el cual entiendes menos del 30% de una frase. Cuando esto ocurre, es porque el charlista o comunicador no comprende a su público, y tira sus dardos por encima para demostrar lo grandiosas que son sus municiones, pero sí de todas esas, no hubo ninguna que diera en el blanco, ¿de qué sirven?

Aquí te presentamos dos preguntas que puedes hacerte antes de comenzar tu discurso. Estas te ayudarán a tener un enfoque más amplio sobre qué es lo que vas a decir, a quiénes y de qué forma.

  • ¿Qué quiero decir?
  • ¿Qué es lo que busco comunicar con mi mensaje?

“Un mal comienzo, implica un mal final” 

Eurípides 

Además del cuerpo central de tu discurso, los primeros 5 minutos son cruciales, son los que marcarán la diferencia entre tener una audiencia adormilada y otra expectante a tus palabras.

Por lo tanto, en tus primeros minutos debes captar la atención de tu audiencia, ya sea a través de un anécdota graciosa, una pregunta cautivante, etc.

Ahora que ya sabes esto, coloca en práctica estos pequeños tips y marca la diferencia entre decir algo y comunicar algo. ¡Comparte!

Súmate a nuestro gran Plan Vital, escríbenos a través de nuestras Redes Sociales o contáctanos al FonoVital 600 5000 800.

1 Me gusta

0 No me gusta

(Visited 445 times, 445 visits today)

Agregar un comentario